¿Social Media o pescado podrido?

En este blog se habló por primera vez de un delivery de sushi bueno y barato en Buenos Aires. A partir de entonces, muchas veces a la semana, en la redacción se piden varias bandejas a Sushi-pop que de abril a esta parte creció muchísimo. Hemos visto publicidad en la revista Caras, apareció en el noticiero de Telenoche y su página de fans en facebook alberga a más de 8.000 sushiadictos. Fantástica la movida.
Ahora bien, en la últimas semanas, van tres veces que algunas piezas viene con una franjas de color gris azulado (tendrían que ser de color salmón). Por supuesto que no se comen, y se les dio una oportunidad de oro al volver a pedir tras ese hallazgo asqueroso. Incluso al segundo día, pretendí cambiar de delivery (descubrí otro), pero tenía hora y media de demora -cuando lo pruebe lo aviso-.
Sin duda, los muchachos de Sushi-Pop descubrieron rápido las bondades de la 2.0. Publicitaron en blogs, participan de Twitter y Facebook y llegaron a la prensa tradicional (¿cuánto vale una nota en el horario central?). El único problemita es que si la calidad no se sostiene, no habrá social media que los banque.


Cambio de tonalidad en los bordes del niguiri,
bandeja de Alaska, pedida el 23/12.


Contacto

contacto

Archivo