El sueño de los oficinistas: delivery de sushi bueno y barato



Una vez en Nueva Zelanda, a las orillas del lago de Queenstown, compré sushi en un puestito callejero que atendían dos japoneses. La bandeja de 12 piezas costaba lo mismo que un Big Mac. De vuelta en la Argentina, busqué varios lugares de sushi delivery para repetir esa costumbre de almorzar "sano" y barato. Nunca encontré. Hasta hace dos semanas que me topé con una moto en el centro de Buenos Aires con página web en la caja de reparto. Ya lo he testeado cuatro veces. Esta bandeja es el último pedido: 40 piezas a 50 pesos (comen dos). Tiene la misma pinta que mi plantilla de Twitter.

La semana que viene, si la calidad del servicio continúa, pondré el link. ¿Pistas? Tienen grupo en facebook.


Contacto

contacto

Archivo