Al enemigo, ni agua mineral



Con 40 grados, agua sólo para la Presidenta.


La vieja frase peronista "al enemigo, ni Justicia" fue reeditada por Cristina Kirchner y sus cerebros mediáticos con la visita de la cúpula del Episcopado a Casa Rosada, pasadas las tres de la tarde con una temperatura de 40 grados. Pese a los riesgos de golpe de calor, al cura no le convidaron ni un triste vaso de agua. Como se aprecia en la foto, la Presidenta tiene su botellita de agua Nestlé (sólo toma esa marca) y un paquete de Carilinas para corregir alguna gota de transpiración que escape por algún poro rebelde al maquillaje. Para Bergoglio, ni un vaso de agua.
Tal vez, avanzada la charla, haya entrado algún mozo con agua fresca (aunque sea del grifo), pero las fotos distribuidas por Presidencia son elocuentes: a estos curas, ni una gota.
Un seguidor del Bloc, de los que figuran aquí a la derecha, me hizo notar el detalle, que encaja a la perfección con la llaneza intelectual de quienes manejan la imagen de Cristina. En muchas ocasiones, la Presidenta misma trabaja para la foto. Hace un tiempo, mientras llegaba a una cena de una cámara empresarial, desde Protocolo de Presidencia pidieron que en la cabecera sólo podía haber una mujer. Tuvieron que correr a otra, que ya estaba sentada en esa mesa principal.
Sabiendo que los curas siempre se visten pesado, que hacía 40 grados y que la deshidratación es una amenaza para todos, la Presidente toma agua solita. Claro que hubiese sido peor si a los hombres de la Iglesia le hubiesen puesto un platito con anchoas. Aunque no habría que descartar que esa opción se pensó, teniendo en cuenta el "vuelo" de los asesores.


Contacto

contacto

Archivo