Los intelectuales nos ayudan a entender el conflicto

Dos artículos imprescindibles para comprender por qué la Argentina vive un conflicto imposible de resolver. Por un lado, Horacio Verbistky cuenta qué habló Kirchner con los intelectuales reunidos por Ricardo Forrester. Por otro, Carlos Pagni describe uno y otro sector en pugna.

Uno en la "oligárquica" La Nación y otra en la "progresista" Página/12.Tampoco hay que dejar de leer la columna de ayer de José Pablo Feinmann, asalariado del Gobierno pero librepensador, que escribió un párrafo que lo muestra irracional pero transparente en su inseguridad:

La Carta de los intelectuales (que analiza con rigor los sucesos de estos meses y el surgimiento de una nueva derecha) tiene muchísimas firmas. Algunas, sólo algunas, de ellas son las de: Roberto “Tito” Cossa, Jorge Dubatti, Patricio Contreras, León Ferrari, Lilia Ferreyra, Juan Forn, Ricardo Forster, Norberto Galasso, Octavio Getino, Horacio González, Nicolás Casullo, Eduardo “Tato” Pavlovsky, Lorenzo Quinteros, Miguel Rep, Guillermo Saccomanno, Federico Schuster, Silvia Sigal, Horacio Verbitsky, David Viñas, Fernando Birri, Jorge Boccanera y la valiosa ensayista Pilar Calveiro, que ha hecho llegar su firma desde México, donde reside. Estoy seguro de que también firmaría este texto Ernesto Laclau. ¿Dónde está la verdad? ¿Quiénes tienen razón, los poderosos de las radios y de los programas televisivos, con sus gigantescas empresas detrás, o estos intelectuales y artistas argentinos? El tema de la verdad es complejo. Foucault (basándose en Nietzsche) enseñó que la verdad es una creación del poder. Sin embargo, yo tengo una certeza absoluta, definitiva: prefiero equivocarme con David Viñas, León Ferrari o Roberto Cossa a tener razón con Carrió o Chiche Gelblund (sic).

Y vos, ¿de qué lado estás, chabón?


Contacto

contacto

Archivo