Una de cal y otra de arena: Costel, el Pavarotti rumano

En agosto del año pasado se mencionó en el Bloc el caso del Paul Potts, un muchacho que vendía celulares que ganó un concurso británico cantando como los dioses, y que a esta altura ya vendió 3 millones de CD's. Ahora, en España, un albañil rumano llamado Costel ha ganado el concurso Hijos de Babel. Y parece ser que el rumano dejará el fratacho y la plomada. Este es uno de los tantos fragmentos que se encuentran en Youtube y que muestra que lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene sepultado.



Y en este otro, el esfuerzo para pronunciar "fragancia" para poder cantar Granada. La voluntad siempre tiene premio:



Contacto

contacto

Archivo