Valijagate: huir para adelante

Un venezolano entró a la argentina en un avión alquilado por una empresa del Estado argentino y pretendió pasar 800.000 dólares de contrabando. Descubierto el caso, renunció uno de los funcionarios que venían el el avión con el valijero.

Las derivaciones posteriores, cuando se detuvo a cuatro personas que apretaban al venezolano que traía la valija para que no dijera "a quién iba dirigida" (la campaña de una candidata presidencial argentina), desataron la locura del gobierno.

Si Cristina, Kirchner y De Vido sabe para quién era ese dinero, ¿por qué no se callan la boca y tratan de que "actúe la justicia" sin levantar la perdiz? ¿Por qué niegan todo y no reconocen aunque sea parte?Actúan del mismo modo que en el caso de la bolsa de Felisa Miceli. Cuando a un ministro le encuentran una bolsa de dinero en su baño del ministerio, y no puede explicar cómo le llegó, no merece ninguna defensa. Que se defienda solo. ¿Por qué el Gobierno defendió durante dos meses a Miceli cuando hasta un chico sabía que era indefendible?Ahora pasa algo similar. Y saldrá mal para el Gobierno. La bolsa existió, el dinero también, y a Antonini lo cubrieron. ¿Quién renunciará cuando se descubra toda, toda, toda la verdad?


Contacto

contacto

Archivo