Promesas de campaña

Llama cada tanto. "Necesito verte". Al tercer llamado hay que hacerle caso. Algo debe tener. "¿Dónde nos encontramos?". En el NH, el hotel que está a media cuadra de Plaza de Mayo, sobre Bolívar. "¿En un hora?". En una hora.Ya frente al café que pagué yo, me propone "entregarme" una figurita difícil. No va a hablar con Noticias, le digo. Nunca lo haría. "El tipo va a hablar. Está desesperado. Si vos lo querés hacer, te lo llevo a un lugar neutral, los dejo solos y prendés el grabador. Después ves, si te sirve, bien, si no nada...". Le digo que sólo serviría si el tipo dice cosas que nunca dijo. Y si, por ejemplo, apunta para arriba y no para los costados. "Hará eso", me dice "pero después de las elecciones". "No le digas nada a nadie de esta posiblidad". Claro, le digo, sobre todo por si no se da. Sonríe, me mira por sobre sus anteojos y dice: "¿Cuándo te fallé?"


Contacto

contacto

Archivo