Necesitamos un Varsavsky de cabotaje

La prueba de transmitir un cierre de edición de una revista vía twitter, durante las 15 horas que lleva, tal vez no fue entendida por muchos lectores del Bloc. Tengo una novedad para ellos: no me importa. Algunos habrán comprendido más, cuando al final del día se colgó la tira completa de mensajes enviados a cada rato y que se publicaban al instante en el blog. Pero en este tipo de experimentos es común que se vea incentivado por frases del estilo: "¿para qué sirve esa pelotudez?". Sin embargo, algunos comentaristas se prendieron y algunos destacados lo destacaron.

¿Se puede hacer algo más con este "jueguito" adictivo? Estoy seguro, sí. Y toda experiencia se puede mejorar. Imagínense, por ejemplo, si al cierre de edición de Noticias pudiera sumarle el twitterío de todos sus integrantes: diseñadores, fotógrafos, redactores, editores, cronistas. El resultado sería muy rico, y tal vez nos diera pautas para corregir errores de organización al leer la tira final de actividades realizadas entre todos. Pero para eso debería explicarle a la mayoría de la redacción qué es twitter, algo que yo aún no sé. Y estoy seguro de otra cosa: en La Nación y en Clarín, por ejemplo, el 90 % de sus integrantes ni siquiera han reparado en twitter. Imagínense un twitterío de doscientos tipos escupiendo mensajes sobre un cierre de diario.

Pero a raíz de estas experiencia iniciales con Twitter, se me ocurrió un nuevo formato que podría revolucionar en algo el achatado mercado web criollo. En otro país, sería fácil ponerla en movimiento. Acá costará más. Necesitamos un Varsavsky de cabotaje, un millonario inteligente. La última esperanza era el Colorado De Narváez, pero a él sólo le interesa ser un "emprendedor" de la política. Habrá que regar la plantita de Twitter y la idea que generó para ver si crece. Pero si alguien me gana de mano en los próximos dos meses, y la logra implementar, lo reconoceré en el blog: "Esto quería hacer yo".


Contacto

contacto

Archivo