En qué se parecen Kirchner y George W. Bush

(además de ser conservadores)

No dejen de leer en el suplemento Enfoques de La Nación que sale los domingos, el reportaje a Helen Thomas, la decana de los corresponsales ante la Casa Blanca:

-¿Y qué me diría si le cuento que el presidente de la Argentina tampoco es muy amante de las conferencias de prensa ni de las entrevistas?-Pues que no me sorprende. A ningún presidente le gusta ser cuestionado. ¡Cuándo llegan al Palacio, se creen eso de que son presidentes! "¿Cómo te atreves a preguntarme?

¡Sé más que tú!", es lo que suelen pensar, junto con que toda la información es de dominio privado. Pero eso es falso: es de dominio público y es nuestro trabajo desenterrarla y difundirla.-

¿Recuerda otra Casa Blanca que fuera tan cerrada como ésta?
-A ningún presidente le gusta la prensa, de George Washington en adelante. Yo no cubría su administración, le aclaro (carcajadas), pero a ninguno de ellos le gusta las preguntas provocativas. La diferencia es que algunos son más despiadados y evitan las conferencias de prensa o no aceptan repreguntas, lo que significa que no explicarán nada de lo que responden. Bush, por ejemplo, no puede explicar nada. Muchos no quieren afrontar una pregunta tan sencilla como "¿Por qué?".


Contacto

contacto

Archivo