Y un día Gabo volvió a Aracataca

Esta es la estación ferroviaria de Aracataca donde llegó Gabriel García Márquez ayer, después de veintipico de años de ausencia. Cuando estuve allí en 1997, la estación estaba toda pintada de amarillo y remodelada, como si estuviera esperando a Gabo. Llegó recién en tren, desde Santa Marta. Vean como lo recibió la gente, como si fuera una estrella de rock o, mejor dicho, de vallenato.


Contacto

contacto

Archivo