Historias apasionantes

Las dos historias que me cuentan siempre como lector en los últimos meses son de mujeres: el crimen de Nora Dalmasso y el misterio de P'ngieng. En este último artículo hay una frase que no necesita adjetivos para pintar la miseria: "Las mujeres recogían fruta y plantaban los granos de arroz que encontraban en el estómago de los pájaros".


Contacto

contacto

Archivo