Cómo trabajan los periodistas fracasados


Domingo, antes del mediodía. Llama Daniel Capalbo, de Perfil.com, para que escriba algo a raíz de la entrevista al secretario de Medios, Enrique Albistur, aparecida en La Nación y que ayer se comentó en el Bloc. "Ok, pero te la mando en un rato, tengo que ir a un locutorio", le contesto sin decirle que Speedy aún me tiene sin servicio, por más que pague mi cuenta desde hace años sin atrasarme.


Busco un locutorio semivacío, con aire acondicionado, y cuelgo del CPU que está al costado del monitor el artículo aparecido en La Nación, lo aprieto con los auriculares para que no se caiga. Es una imagen deprimente: un tipo en ojotas, con anteojos de sol -salí sin los de leer- con una página de La Nación colgada al lado, meta teclear. Es la imagen de "los muchachos fracasados" que dice Albistur, para responder lo que publicamos en Noticias por el increíble manejo oficial sobre el caso Gerez.


En una hora terminé el artículo que se puede leer en perfil.com. Para hacer más patético el mediodía del domingo, tuve que pagar dos pesos la hora de internet. Pero valió la pena. Me dieron ganas de hacer una gran investigación sobre Albistur. Algo así como "La investigación final sobre Pepe" (atenti fuentes que leen el Bloc). Y todo por dos pesos. Como buen periodista fracasado.A las siete de la tarde (cuando volví a otro locutorio), veo que es la nota de Perfil.com más leída del día. ¡Vamos, Pepe, todavía!


Contacto

contacto

Archivo