Carta a un joven periodista (a raíz de las operaciones de la revista 7 Días)

Esta noche, la revista 7 Días sale con otra tapa "muy seria": contarán las operaciones que Jorge Fontevecchia hacía para los dictadores Videla y Massera. Hay que aplaudir el afán investigativo de Sergio Szpolski, el ex banquero dueño de Newsweek edición argentina, Veintitrés y 7 Días. No hay que esperar a que salga la revista para saber que es otra operación fogoneada por "Pepe" Albistur, el secretario de Medios, que imprimió los afiches que se verán desde esta tarde por todo Buenos Aires.Parte de la campaña ideada desde la SIDE y la Secretaría de Medios contaba con una pata que creían el golpe final. Querían reunir varias personalidades ligadas a los derechos humanos para que condenaran a la revista La Semana, a su continuadora Noticias y al fundador de ambas, basadas en la "investigación" de Szpolki. Eso fracasó en parte porque algunos de los sondeados se negaron y a la vez se comunicaron con la redacción de Noticias y contaron "el truco". Dos de ellos se comunicaron conmigo.

Uno fue el vocero de Elisa Carrió, Matías Méndez, porque un periodista que hasta entonces él creía serio le pedía una opinión de la candidata presidencial sobre el pasado "pro dictadura" de Fontevecchia: "Llamó como diez veces, pero no nos prendemos en esa operación". Un día antes me había llegado un mail enviado por Robert Cox, ex director del Buenos Aires Herald durante la dictadura.

Dario:Esto es el extrano pedido, que mencione en mi mensaje.Un abrazo,BobEl "pedido" era del cronista de 7 Días, Ariel Svarch, quien le pedía una opinión a Cox sobre las relaciones de Fontevecchia con la dictadura. Robert le contestó de inmediato con su tradicional humor british -recordándole al periodista que La Semana no era querida por los militares y que Fontevecchia había sido secuestrado por ellos- y me reenvió la respuesta que mandó al empleado de Szpolski:

Estimado Ariel:Voy a leerlo bien. Muestra una "perfil" de Fontevecchia que yo no conocia, pero no he tenido mucho trato personal con el. Estuve con el solamente tres veces por muy corto tiempo. Pero tengo bien en mi memoria la revista Semana y el secuestro de Fontevecchia por los militares, porque ellos no gustaban de las entrevista hechas con personas en la lista negra, como Mercedes Sosa. Tengo que ver fechas etcetera, y revisar mis notas de entonces pero es posible que la inocencia/valentia en publicar notas sobre "no personas" cambio despues de su estadia en uno de las centros clandestinos, Olimpo? o Automotories? -- no recuerdo. Tambien, tengo que decir que lo mas vergonzoso de esta epoca nefasta era el rol de Editorial Atlantida. No se si Siete Dias es todvia parte del Editorial Atlantida. Si es, creo que hay una cuestion etica para resolver.

Despues de mi trabajo, voy a leer con mucho atencion el articulo. Hablando de memoria, creo que el copete del artculo es una descripcion perfecta del Editorial Atlantida en ese entonces --- "defensor de la dictadura, propagandista de Videla, Massera, Bussi y Galtieri." No se si hubo una metamorfosis de Atlantida, que era el mas prominente vocero del Terrorismo de Estado.

Un abrazo,Bob Cox

A esa impecable respuesta de Cox, un testigo calificadísimo de cómo se comportó el periodismo argentino durante la dictadura, no hacía falta mucho más. Pero como Robert me había preguntado por ese estraño pedido, le contesté con copia al cronista Ariel Svarch, quien habrá ingresado recíén al oficio periodístico. Éste es el mail completo que le envié a Cox, con copia al joven periodista de 7 Días, y que espero que guarde una copia en su memoria.

Querido Bob: aprovecho su consulta para decirle que esta semana publicamos la entrevista con Maud y me disculpo de nuevo por no haber podido ir a su pequeña reunión de amigos cuando estuvieron por aquí.Paso a contarle de qué se trata esa nota sobre "la actuación de Fontevecchia" durante la dictadura. "Siete Días" no es la vieja Siete Días, sino que un ex banquero compró la marca y lanzó ese semanario hace pocos meses. Se trata de Sergio Szpolski, del quebrado Banco Patricios, un personaje controvertido que también compró la revista XXIII (que era de Jorge Lanata) y además hizo un acuerdo con Newsweek para sacar la edición argentina.

Szpolski es uno de los empresarios favorecidos con la publicidad oficial que el gobierno usa a su antojo (este año Kirchner gastará cien millones de dòlares). Parte de esos dòlares los canaliza hacia las empresas de Szpolski para que hagan campañas de prensa negativas hacia opositores y crìticos del gobierno.En ese marco, esta semana publicaron ese artículo extractando notas aparecidas durante la dictadura. Como usted conocía que La Semana no era "una vocera del gobierno de Videla" veo que no lo han podido engañar.

A raíz de esa campaña sobre el "Fontevecchia colaboracionista de la dictadura", Buenos Aires apareció empapelada con afiches de la revista, en las carteleras públicas que son propiedad del actual secretario de Medios de Kirchner, Enrique Albistur, quien fue el mismo que pidiò càrcel para Fontevecchia, para mì y otros directivos de Perfil en el 2005 por "agraviarlo con denuncias infundadas sobre el manejo de la publicidad oficial". Denuncias que ud. comprobò in situ cuando estuvo por aquí.

Espero que le haya quedado claro la metodología de esta gente, pero Szpolski -dueño de XXIII, Siete Días y Newsweek argentina- es de esos personajes para los cuales ni usted ni yo trabajaríamos aunque nos estuviéramos muriendo de hambre.Saludos a Maud y cualquier duda le pido que me escriba.

Un abrazo

Darío Gallo


Contacto

contacto

Archivo