Posó, habló y la echaron


El caso de Andrea Prodan, la primera funcionaria echada del Gobierno por hablar con la revista Noticias, es la mejor prueba de intolerancia hacia la libertad de expresión de la administración Kirchner.


El 21 de abril del año que pasó, escribí una larga columna en Noticias en clave irónica donde pedía libertad de expresión para los ministros de Kirchner . Hoy, la realidad supera al humor. La ahora ex funcionaria del ministerio de Defensa que trabajaba de enlace con el Parlamento sufrió, apenas tres horas después de que nuestra revista estuviera en la calle, todo el peso de la doctrina K sobre la prensa. ¿De qué se trata? Lo explica la misma Prodan en el reportaje de Noticias al sentirse molesta con la orden “de arriba”: “No tenemos por qué hablar siempre con Veintitrés, Debate, Página /12 y el CELS. ¡Es una cosa de locos! Si terminamos hablando con cuatro personas, estamos cayendo en un totalitarismo absoluto”.


El episodio Prodan es la otra cara del ataque del Gobierno sobre el fundador de Noticias, Jorge Fontevecchia. Mientras desde la Secretaría de Medios se mantiene a revistas creadas para difamar a los críticos y opositores a Kirchner, el Gobierno echa a los funcionarios que hablan a través de una revista a la cual no pueden domesticar.


El caso Prodan debería ser un escándalo en cualquier país democrático donde ocurriera. Aquí, en Kirchnerlandia, será una anécdota más. Hay demasiados medios de comunicación que también tienen que callar. Ellos también pueden ser echados del “calor oficial” donde están refugiados desde hace tres años.


Contacto

contacto

Archivo