Moderación


Según un ex compañero, asiduo lector y crítico de blogs que llamaremos El Niño de Caseros, los comentarios de mal gusto, los que sólo putean por putear, etc., no suman nada. Él, que no tiene blog pero que los lee y difunde en su medio, cree que hay que quitar los comentarios. Argumenta que los lectores, que él mismo, lee los distintos blogs por lo que dicen o dejan de decir sus autores, no por los comentarios.Y que los comentarios, la mayoría de las veces, no están referidos al post que "comentan". Lo mejor, insiste El Niño de Caseros, es quitarlos para siempre. En éste y en otros blogs se nota también cierta incomodidad de los lectores "comunes" por esa ola de comentaristas envenenados que circulan eructando por sitios ajenos. Cuando ellos mismos tienen su propio blog, son los primeros en censurar cualquier crítica, dice el Niño.


No coincido del todo con El niño de Caseros. Pero tiene razón en que molestan a otros lectores. A mí, en cierta medida, me divierte la cobardía e impunidad de los comentaristas envenenados. Y comprendo que la mayoría de las veces su única virtud es ir a cagar a casa de otra gente. Como hace tres meses pagué 12 dólares para tener el servicio de comentarios de Haloscan por un año, no pienso quitarlo. Pero haré caso parcial a las sugerencias del Niño de Caseros. Los comentarios serán moderados (la publicación no será automática). Eso no quiere decir que se eliminarán quejas, críticas o elogios. La vara será el buen gusto (mío). Aunque de vez en cuando podría llegar a incluir algún comentario del estilo "gallo forro", para tranquilidad psicológica de esos valientes.


Es probable que los 400 comentarios mensuales se reduzcan a la mitad o a menos aún. No digas que no te avisé. Si querés putear, puteá. Pero con moderación.


Contacto

contacto

Archivo