Exageraciones periodísticas


Luis D'Elía, funcionario y piquetero, tiende cámaras ocultas a sus visitantes (mirala acá), el Gobierno reparte carpetas de los servicios de Inteligencia para pegarle a los opositores. Un ex jefe de la SIDE denunció que seguían sus pasos y fotografió al agente que lo vigilaba.

Todo esto pasó en los últimos veinte días. Un mes y medio atrás, cuando en Noticias publicamos la Gestapo de Kirchner, el coro de alcahuetes oficiales que abundan también en la blogósfera lo creía un despropósito. Es probable. Tal vez debería haberse titulado: "Los aceitados mecanismos del Gobierno para perseguir a los enemigos del avance popular"... Pero no entran tantas letras en un título.Lo interesante es reeler el comienzo de ese artículo de mediados de julio, cuando nada hacía presumir que desde el kirchnerismo tirarían los antecedentes de Juan José Álvarez a la opinión pública, como lo hicieron. Fíjense quién es el protagonista de la "anécdota" (se ve que lo venían siguiendo):Kirchner está en todas partes. Cada vez que algún opositor o ministro suyo dice algo, él se entera. Cada vez que un periodista lo cuestiona, recibe una desgrabación al instante. Dos veces por hora –y hasta quince por día– lee un resumen de todo lo que se informa por tevé, radio, cables de agencias… ¡y hasta sitios de internet!


Cuando cae la noche, su amigo Francisco "Paco" Larcher, el segundo de la SIDE en los papeles y jefe en los hechos, le lleva un minucioso informe de Inteligencia con las novedades de la jornada: tal legislador del bando enemigo se reunió con un importante empresario, tal otro columnista de diario criticó al Gobierno en una charla privada con corresponsales extranjeros, etcétera. Kirchner saborea cada detalle, de a ratos enfurece, planea la venganza y llama a sus hombres para el ataque. Con esa información confidencial, semanas atrás Kirchner llamó al titular de una privatizada para que no fuera a almorzar con el diputado peronista Juan José Álvarez, hoy opositor a la Casa Rosada."


¿Con quién te andás juntando vos?", le preguntó divertido. El empresario entró en pánico y dejó plantado a Álvarez.




Contacto

contacto

Archivo