Conociendo a Kirchner, está claro que le molestarán mucho menos los reproches e ironías en la prensa neoyorkina que el aplastante protagonismo de Hugo




Contacto

contacto

Archivo