Los blogs de Clarín

Algunos editores de Clarín están haciendo palotes para editar sus propios blogs. El caso de Miguel Wiñazki, informado ayer acá, no es el único. Sería bueno que sus posts no se limiten a pegatinas de columnas que salen en papel. Aún no está estudiado por los especialistas como Orihuela, pero si las empresas periodísticas persisten en adoptar blogs puede darse un fenómeno inverso al anunciado: los blogs no matarán al periodismo, sino al revés. O, en el mejor de los casos, los blogs no serán más que el puente usado entre el periodismo clásico y el por venir. Por las dudas, barré tu blog, ponele desodorante... En una de esas pasa Magnetto, de Clarín, y te lo compra.


Contacto

contacto

Archivo