Las sociedades policiales y cómo evitarlas

En el sitio La Política Online entrevistan al filósofo filoso Tomás Abraham. Y habla del riesgo de sociedades policiales, buchos y espías. Es una buena entrevista para leer ahora, semanas después de que en Noticias sacamos la tapa de la gestapo kirchnerista, que algunos tomaron como una exageración. Ahora que Clarín cuenta que Macri y Lavagna dicen tener los teléfonos pinchados, una vez más debemos recordar otra tapa que sacamos en enero pasado -¡siete meses atrás!-, donde se informaba que le escuchaban los celulares al vicepresidente de la Nación. Más allá del autobombo, esto sirve para explicar la advertencia de Abraham, si hace más de medio año se denunció que la SIDE espiaba a políticos y empresarios, y nadie movió un dedo (ni legisladores, ni otros medios, ni...), es muy probable que todo vaya peor. Vean lo que responde el filósofo:

¿Cuáles son los riesgos más inmediatos en un país cuya libertad de expresión se ve mutilada desde organismos del Estado o desde empresas privadas?

El riesgo es que se creen sociedades policiales como la stalinista o el comunismo en Europa, como lo es en China o la propia Cuba. Son sociedades de buchones, espías, sociedades policiales bajo tutela y persecución a la opinión. Eso es un gran peligro: es la muerte de la vida cultural, una sociedad que se basa en el terror.

Para que haya libertad de prensa tienen que haber medios independientes privados que traten de conseguir su lugar en la gente, que tengan sus recursos para emitir su opinión y el Estado tiene que controlar esta dinámica conflictiva entre medios con reglas abiertas y claras.
En un mundo donde se ha producido una revolución en las comunicaciones y en la velocidad en que circula la información, ¿Considera que Internet puede ser una vía de expresión importante?

Internet es el recurso más importante hoy en día para la información plural y la libertad de prensa. Es global en el sentido de la cantidad de información que se puede ofrecer y además es un sistema poco controlable. Se puede acceder a todos los medios del mundo, y se puede construir una opinión, no sólo recibirla. Es un medio barato, además. En cualquier locutorio puedo ver las noticias que ocurren en todo el mundo.


Contacto

contacto

Archivo