Fidel Castro y los adverbios terminados en mente

No hay periodista que quiera impresionar con su escritura que no le meta adverbio terminado en mente a párrafo que se le cruce. Como por lo general están puestos para exagerar, para maquillar una prosa frágil, se los puede quitar sin que afecten el sentido de la frase. En muchos casos son redundantes. Para demostrar cómo se intenta embaucar con los "mente", basta leer discursos políticos o declaraciones intencionadísimas. A saber, la salud de Fidel Castro. Durante los últimos días, sus ministros han salido a decir que "evoluciona favorablemente". ¿Podría Castro "evolucionar desfavorablemente"? Lo contrario a la evolución sería la involución. También el ministro de Salud cubano ha dicho: "Castro se recupera satisfactoriamente".Le bastaba decir "Castro se está recuperando". Pero el adverbio terminado en mente tiene en ambos casos un sentido político innegable, aunque sean redundantes.


Contacto

contacto

Archivo