Casualidades graves

Ayer, entraron a robar a la casa de Mariano Obarrio, periodista de La Nación acreditado en Casa de Gobierno. Se llevaron dinero y los celulares de la familia. Hay que ver qué cuenta el diario mañana. Obarrio ha sido "castigado" más de una vez por los funcionarios kirchneristas por no amoldarse a los pedidos oficiales. Allá lejos y hace tiempo, tuvo que intervernir Joaquín Morales Solá porque nadie lo quería recibir tras publicar una nota que disgustó al vocero Miguel Núñez y su gente. Luego, en un viaje de Kirchner, el presidente dialogaba con varios periodistas y se acercó Obarrio. Hizo una pregunta, pero el "primer magistrado" le dio vuelta la cara. Por supuesto, nadie en su sano juicio podría ligar estos hechos con el suceso policial. Pero hay que contarlo. Hay casualidades que pueden ser muy graves. Gravísimas.


Contacto

contacto

Archivo