Asaltos con Inteligencia

Hoy, La Nación publica el curioso asalto a dos de sus redactores que son matrimonio: Laura Serra, acreditada en el Congreso, y Mariano Obarrio, en Casa de Gobierno. En un párrafo se cuenta: "Los delincuentes les dijeron a sus víctimas que los habían estado vigilando durante dos semanas y que por ese motivo creían que tenían dinero en su poder. ".

Los ladrones se llevaron los teléfonos celulares de las víctimas, cuentan en su entorno aunque eso no lo dice el diario. Sería interesantísimo que se investigue si Obarrio o Serra tenían sus teléfonos intervenidos.

Aunque sería muy difícil probar que las escuchas ilegales, en este caso a periodistas, no sólo sirven para saber qué se va a publicar en La Nación o con qué funcionarios hablan esos cronistas, sino también para que quienes ejecutan esas escuchas decidan redoblar la ilegalidad y, de paso, asaltar a los espiados cuando se enteran de que están por hacer una operación bancaria. Es cierto que todo puede ser una casualidad. Pero desde Kirchner, pasando por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, hasta la senadora Cristina saben que acá se pinchan los teléfonos. (Ver Cristina cuando denunció que el vicepresidente hacía "operaciones de prensa"). Y ellos saben quiénes dan la orden para esas escuchas ilegales.


Contacto

contacto

Archivo