¿En Presidencia leen todo?

Hay un interesante artículo en La Nación sobre cómo funciona la red que mantiene alerta al Presidente pasándole qué dice cada medio. Empieza así:

El vocero presidencial, Miguel Núñez, y el secretario de Medios, Enrique Albistur, comandan una estructura de 40 personas que se encarga de monitorear no sólo las informaciones que publican los diarios y demás medios escritos sino que auscultan de manera permanente los programas de radio, televisión y portales de Internet que hacen referencia a decisiones oficiales.

¿El Bloc será auditado por estos muchachos? Por las dudas, no diremos nada que Miguel Núñez es un eterno deudor -en realidad, mal pagador-, que hasta le habían inhabilitado una tarjeta de crédito, pero cuando llegó a la vocería le cambió la suerte. Se compró un piso en Caballito. Y eso que no ejerce de vocero. Tampoco diremos que Pepe Albistur hizo su fortuna gracias a que arregló con todos los intendentes porteños, de Grosso a esta parte, para pagar dos pesos por la concesión de las carapantallas municipales y facturar un centenar de millones de dólares en ¡15 años! de tener el negocio atado. Ojo, eso no es corrupción. Que quede claro, por si monitorean hasta los blogs.


Contacto

contacto

Archivo