Tocadas de culo

Néstor Kirchner tiene un humor extraño. Pasado el medio siglo de vida, juega de manos con sus funcionarios o con periodistas amigos. Los cachetea, les pega empujones y hasta les toca el culo. Al inicio de su mandato, un día que el Presidente estaba eufórico, amagó o le tocó el culo a Roberto Lavagna, el ministro de Economía que heredó del anterior gobierno. "Esto conmigo no va, Néstor, así que nunca más", le paró con frialdad el economista.Mientras fue funcionario de Kirchner, Lavagna se cuidó muy bien de dar entrevistas a Perfil y a Noticias, por ser medios mal vistos por el santacruceño. Pero el domingo pasado, Lavagna le concedió una entrevista al diario Perfil donde deslizó puntos de vista que molestaron muchísimo al gobierno. En su estilo, el ex ministro le tocó el culo al presidente. Por eso, y no por otra cosa, pasa esto.


Contacto

contacto

Archivo