Primicia del Bloc: La Nación también fue violada por hackers


Unas cuatro horas después de que el Bloc publicara cuándo y cómo se enteraron en La Nación que dos de sus mails estaban pinchados, el diario de los Mitre confirmó la noticia:

"En el artículo, mencionan cómo se enteraron, pero el redactor evita -con muñeca maestra- mencionar al Bloc (que para los Mitre es sinónimo de chismosería ramplona). Dice la versión online:

En el caso de las casillas de LA NACION, desde seguridad informática de la empresa se las dio de baja automáticamente tras comprobar que, en efecto, los datos que contenía el mail con usuarios y contraseñas eran ciertos.
Perjudicados. "Tengo cierta impresión que hay una escalada en esto tras la denuncia de Santoro", reflexionó Sirvén en diálogo con LANACION.com. Relató que se enteró porque en un blog había aparecido esta lista con los datos de los periodistas publicada como comentario de un lector y el creador de ese sitio, previa eliminación del comentario, lo alertó. Al llegar a su casa se encontró, además, con el mail enviado desde la casilla de Majul y un llamado del propio periodista para avisarle que él no había mandado ningún mensaje".

Si leen el post anterior, verán como las piezas encajan. El desgraciado suceso -como dirían los cultores del lugar común- demuestra que el Bloc procede en todos los casos de la misma manera: así lo hizo en el caso de los mails pinchados -avisando a sus propietarios violados- y así lo hizo en el caso del crimen de Luis Mitre -intentando brindar la información que ocultaban otros-.


Contacto

contacto

Archivo