Casillas violadas y responsabilidades

Polo Sur, que da la cara en su blog, dejó un comentario lógico a raíz del post sobre los mails espiados:

Dijo el Bloc: "le avisé al único que conocía de la lista -Pablo Sirven, de La Nación-, que su nombre estaba en la lista. También le avisé a uno de los editores de Perfil para que sus redactores cambiaran la contraseña."La lista era un poco más larga. El resto, bien, gracias.

Como dije en el post, tres días antes había hablado con gente de Clarín porque me había llegado un mail -como a otros periodistas- enviado desde la casilla de la secretaria del Ceo del Grupo. Una posiblidad era hacer un listado con todos los mails y mandar uno colectivo: "su mail esté pinchado, cambie la contraseña". En todo caso, Clarín y La Nación -después de advertidos- tendrían que haberlo hecho con sus periodistas, y estimo que así fue.Decidí telefonear a Pablo Sirvén porque trabajé con él, y es el único que me conoce. A Bartolomé Mitre lo podría haber llamado, pero no me hubiera atendido el teléfono. Podría llegar a pensar que lo llamaba para ver cómo va el trámite sucesorio abierto tras el crimen de su hermano.Un día después, el domingo, me llegó un mail enviado desde la casilla de otro colega con los links a páginas donde se publicaba el contenido de mails de políticos, jueces y periodistas.Ese mismo mail le llegó a los ministros Alberto y Aníbal Fernández. ¿Qué hicieron?


Contacto

contacto

Archivo