8 preguntas sobre el Caso Mitre

Un lector del Bloc que firma como Matías, comentó, en sucesivas entregas, algunos aspectos de la investigación periodística y judicial del asesinato de uno de los dueños del diario La Nación. Como este blog ha escrito largo y tendido sobre el caso, se publica a continuación el largo testimonio del lector. Aunque incurre en varios errores (que serán aclarados cuando se publiquen algunas respuestas), el testimonio vale la pena por varios motivos: es una persona con interés en el caso, es respetuoso e intenta aclarar un crimen del que nadie ya habla. Matías me pareció en un primer momento periodista, luego abogado y por último alguien cercano a la familia. En cualquier caso, sus preguntas son interesantes. Parte de sus hipótesis se caerían si conociese algunos aspectos de la autopsia, pero aquí está su texto completo.

Por Matías (lector del Bloc)

El rompecabezas por el homicidio de Luis Mitre merece el esfuerzo de resolverlo, una vida es una vida, y una muerte violenta impone hacer algo. Poco importa si Luis Mitre era homosexual, si tuvo una vida fácil hasta el día que murió, o si arrastraba problemas personales, o descendía de quien quizá sea elogiado con cierta exageración o se callen hechos que cambiarían el concepto. Ya se cumplieron dos meses y medio desde el crimen y jamás se informó la hipótesis oficial.No es fácil acomodar el rompecabezas. Sin duda, faltan piezas y quizá nunca aparezcan. Muchas muertes quedaron sin resolver en el país durante los últimos años. Muertes que la sociedad vincula al poder y la política. Luis Mitre era dueño de un diez por ciento del principal medio de prensa, el diario “La Nación”, que al mismo tiempo era el más crítico y tenaz contra el Gobierno.

Las informaciones serias sobre el asesinato se limitaron a unas pocas fuentes periodísticas. Tres, principalmente: la revista “Noticias” que es propiedad de Jorge Fontevecchia, el sitio del escritor Jorge Asís –dicho sea de paso, ex precandidato a la Vicepresidencia de la Nación–, y el sitio del periodista Darío Gallo, donde opinaron algunos lectores entre los cuales me incluyo.

El resto de la prensa abandonó el tema enseguida sin ningún aporte original. Pocos días después de la muerte, la familia Mitre hizo una “amable invitación” a todos los medios para que se silencien. Así lo informó el sitio del periodista Christian Sanz. Pero si uno es ajeno al periodismo y quiere opinar sobre lo que realmente sucedió, carezca o no de otros medios, más vale hacerlo antes que la causa penal se cierre.

Primera pregunta: ¿Hay pruebas suficientes de que el ex amante homosexual de Luis Mitre, llamado Marcelo Gaspar Chiapetta, alias Ener y alias Jano, intervino en el crimen?

Las fuentes periodísticas, o sea “Noticias”, Asís y Gallo, consideran que Ener tuvo participación. Según ellos, sólo faltaría ver si fue “autor” o “cómplice”. Se fundan en la relación homosexual entre Ener y Luis Mitre y en correos electrónicos que Ener les envió después del homicidio, en los que demuestra conocer detalles del crimen que hasta entonces permanecían secretos.

Por el contrario, una hermana de Luis Mitre, psicóloga de profesión y que tenía la mejor relación con el muerto, afirmó que su ex amante no tuvo nada que ver, luego de lo cual ella se llamó para siempre a silencio como toda la familia, según interpretan las fuentes periodísticas, por decisión del hermano mayor, llamado igual que el antepasado célebre, Bartolomé Mitre.

En mi opinión, no existe ninguna prueba para sostener la imputación penal contra Ener. La relación con Luis Mitre sólo prueba que ambos eran homosexuales, pero no constituye indicio alguno sobre homicidio. Ni siquiera está probado que ambos se vieron durante los últimos días del que murió.A su vez, los detalles de los e-mails están mal valorados. Hay que hacer una salvedad importante. No son datos realmente “nuevos” que después de los e-mails se hayan podido comprobar. Sólo son datos que ya eran ostensibles en la escena del crimen y que no habían sido publicados, aunque unas cuantas personas los conocían. La conclusión es obvia. Ener, como ex pareja del muerto, bien pudo haber recibido esa información a través de la hermana del muerto o de algún amigo. Recordemos que la familia de Luis Mitre demoró cuatro horas en denunciar el homicidio, y que muchas personas ingresaron en la vivienda antes que la policía. Ener es autor de los e-mails, pero eso no constituye indicio alguno sobre “autoría” ni “complicidad”.

Más vale abandonar la teoría de la culpabilidad de Ener y buscar en otra parte, ya que hay donde buscar.

Segunda pregunta: ¿Por qué la familia Mitre tardó cuatro horas en llamar a la policía?

Las tres fuentes periodísticas, o sea “Noticias”, Gallo y Asís, coinciden en destacar la magnitud de la demora sin hallarle explicación. A lo sumo, los periodistas asocian tanto tiempo con la hipótesis de que el cadáver, tras ser hallado desnudo, fue vestido por la familia, sin duda para evitar la maledicencia o una fotografía subrepticia.

En mi opinión, la demora de cuatro horas conduce a la hipótesis más probable sobre el crimen, pero ha sido mal valorada por el periodismo.Es cierto que cualquier persona común y corriente sólo tiene una única reacción posible al descubrir la muerte violenta de un familiar, y es llamar a la policía, pero aquí estamos ante otra situación.

Los Mitre constituyen una de las familias más poderosas del país. Son dueños del principal medio de prensa, el diario “La Nación”. Descienden de un ex Presidente de la Nación al que se ocupan de endiosar. Tienen una fortuna. Y por si todo esto fuera poco, integran el más alto nivel de la Masonería, la sociedad secreta milenaria e internacional que al mismo tiempo sostiene y domina a sus numerosos miembros en todos los sectores del poder.

La investigación la hizo la propia familia Mitre. Mucho mejor que la policía. Cuatro horas son más que suficientes para agotar todos los interrogantes en la escena del crimen. Máxime con el asesoramiento de masones que son técnicos expertos en todo lo que haga falta.Demoraron cuatro horas en avisar a la policía porque no necesitaron más tiempo. Así de simple.Vestir el cadáver fue sólo un detalle de los últimos minutos, por deseo de la familia y respeto al muerto, coherente con todo lo demás.

Tercera pregunta: ¿Cuál es la hipótesis más probable y convincente sobre el homicidio de Luis Mitre?

Los periodistas, o sea “Noticias”, Gallo y Asís, coinciden en señalar tres hipótesis posibles según el móvil: crimen pasional dentro de una pareja de homosexuales, robo tras la trampa de una relación homosexual ocasional, y crimen mafioso por razones políticas.En mi opinión, la familia de los Mitre, con todos los elementos de juicio en su poder, luego de verificar hasta el más mínimo detalle en la escena del crimen sin la molesta presencia del fiscal ni la policía, tomó también el cuidado de enviar un mensaje puntual a la sociedad, o a los sectores que les merecen consideración, comunicando qué fue lo que en realidad pasó, y es probable que fueran sinceros, porque nada ganaban con lo contrario, y además, su mensaje coincide con circunstancias objetivas.

Los Mitre comisionaron a María Elisa, la hermana del muerto que tenía mejor relación con él, para ser portavoz de toda la familia con el mensaje único y suficiente que resolvieron dar.La hermana transmitió el mensaje. Dijo a la prensa que fue un “crimen mafioso y político”, "el asesino quiso dar una señal que involucre al Gobierno”, y “es evidente que la policía no quiere seguir investigando, no sé por orden de quién, y con tal de cerrar el caso, son capaces de hacerle confesar a Ener que (el autor del homicidio) fue él”.

Ciertamente, ésta es la hipótesis más probable y convincente sobre el homicidio de Luis Mitre, y fue expuesta por quienes más interés tienen en saber y comunicar lo que sucedió, aparte de que reunieron todos elementos de juicio posibles.

Los periodistas malintrepretaron el mensaje de la familia. La revista “Noticias”, en nota que firma Darío Gallo, dijo que “al parecer, Bartolomé Mitre, director del diario ‘La Nación’, retó a su hermana (María Elisa) por haber hablado con la prensa en los días posteriores al crimen”. A su vez, el escritor Jorge Asís en su sitio de internet supone que a Bartolomé Mitre podría atribuírsele falta de interés en la investigación del homicidio, pues subraya que “para evitar la prosperidad de habladurías maliciosas, Bartolomé Mitre debe ser, en adelante, el primer interesado en el esclarecimiento rápido del crimen de su hermano”. Pero la interpretación correcta de lo sucedido es otra. No hubo ningún “reto”, ni “desinterés”, ni los periodistas tienen ninguna información real en tal sentido, sino que sólo hacen conjeturas, y encima erróneas, por no entender que la familia comisionó a la hermana más próxima al muerto para dar el único mensaje, o sea que hubo un crimen mafioso y político.Además, las otras hipótesis carecen de respuesta contra la evidencia de que el edificio donde vivía el muerto tiene un servicio de seguridad mucho más riguroso que lo corriente.Un ladrón común, que utiliza o simula la relación homosexual para robar a la víctima, evita los edificios con guardia en la puerta, porque al final tiene que salir por la puerta con el botín que en vez de dinero pueden ser artefactos de valor. El ex amante también enfrenta un obstáculo adicional, que le hará desistir del homicidio, ya que es reconocido por el vigilador.

Cuarta pregunta: ¿Quién mandó matar a Luis Mitre?Mejor dicho, si no hay pruebas sobre identidad:¿Cuál es el perfil de la persona que ordenó el crimen?

En mi opinión, los Mitre consideran que el autor intelectual del crimen es una persona que ocupa un lugar muy prominente en política, que buscó congraciarse con el Gobierno golpeando a los dueños del diario más crítico, y si tomamos en cuenta la actualidad política de la Argentina, es probable que esa persona se encuentre entre quienes pasaron de la confrontación con el Gobierno a una situación de alianza o proximidad, y que tenga una trayectoria cuestionada por acciones y declaraciones no siempre lícitas y pacíficas sino a veces mafiosas, y por último, con vínculos para lograr la cooperación de algún otro ocupante del edificio de Luis Mitre ya que fue necesario eludir la vigilancia.
También me da la impresión de que el diario “La Nación” ha iniciado una sutil campaña contra un polémico hombre de la política que reúne todas las características de ese perfil, ocupándose de hacer hincapié en ellas cada vez que puede nombrarlo por cualquier información.Este hombre vive con guardaespaldas, y antes estuvo muy enfrentado al matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner hasta que se convertió en sorpresivo aliado de ellos, mientras ofrecía como tributo una cabeza del diario que el Presidente suele denostar en sus estallidos de furia.Queda un pequeño margen de duda acerca de cuál será la actitud final de la familia Mitre. Hay secreto acerca de si la familia se presentó o no como querellante y si impulsa medidas de investigación. Obviamente, más secreto habría con cualquier zaga de venganza entre poderosos. Pero no, es dificil que haya venganza. Al promoverse campaña desde el diario, en principio habría que descartar la venganza.

De todas maneras, la seguridad de la familia Mitre debe haberse reforzado luego del crimen, y es probable que ahora ninguno de los hijos se desplace sin custodia.El homicidio de Luis Mitre sucedió durante la controvertida reforma para el Consejo de la Magistratura, que acaparó titulares en la prensa, antes y después del homicidio, ya que acrecentará el dominio del Presidente sobre los jueces, y terminó con el pase de muchos opositores a las filas del Gobierno.

Quinta pregunta: ¿Cuál es la situación legal de Ener en el expediente sobre homicidio?

En mi opinión, antes de afirmar o suponer que el homicidio de Luis Mitre se limita a un mero hecho policial, por ejemplo crimen pasional entre homosexuales, resulta insoslayable confirmar oficialmente cuál es la situación de Ener frente al juez Ricardo Pinto, la fiscal Felisa Krasucki, y la policía, lo que hasta ahora se omitió.

La fiscal puede o no haber formulado al juez el requerimiento de instrucción penal contra Ener. El requerimiento significa que la fiscal pide al juez la indagatoria de Ener como imputado. Por su parte, el juez puede o no haber dictado una resolución para citar a Ener. En caso afirmativo, pueden ser tres citaciones distintas: como testigo, como imputado y otra poco común, que es la notificación por si desea hacer una declaración voluntaria que aclare su situación sin estar imputado. La policía debe recibir orden de captura sobre Ener, impartida por el juez, si está imputado o se lo citó en otra situación sin que haya comparecido.

Tal como sucede en toda causa criminal, los periodistas pueden requerir información oficial al juez y al fiscal acerca de cuál es la situación legal de una persona. Realmente es un dato insoslayable antes de atribuir culpabilidad desde la prensa. Por ahora, falta esa información.

Tampoco el periodismo publicó jamás información alguna sobre la autopsia, que en este caso tiene importancia fundamental porque separa bastante el crimen mafioso respecto del crimen sexual y pasional. Habría que saber si el cadáver de Luis Mitre tenía o no restos de semen u otros signos de relaciones sexuales durante el último día de vida.

Sexta pregunta: ¿Qué pretende Ener con su exposición mediática?

En mi opinión, Ener está buscando dos cosas. En primer lugar, convertirse en un “famoso”, no sólo por razones de lucro sino también de ego, con reminiscencias de Cris Miró y Florencia de la V o en algún momento Samantha y las otras chicas del caso Coppola.En segundo lugar, pretende un reconocimiento económico de la familia Mitre, digamos el módico premio como ex pareja del muerto que al mismo tiempo compre su elegante silencio.

Pero hay un delito que podría imputársele. Claro que harían falta rigor legal y pruebas mucho más fehacientes de lo que es común en la justicia argentina. Si se acredita que Ener envió los e-mails haciéndose pasar por el autor del homicidio, podría considerarse que consumó un perjuicio real contra el juez y el fiscal, al “impedir o estorbar a un funcionario público el cumplimiento de sus funciones, sin llegar al empleo de intimidación o fuerza” (artículo 241, inciso 2º, Código Penal). La pena puede llegar a seis meses de prisión en suspenso. Pero esto es sólo el texto legal, ya que no se conocen casos de condena concreta por este delito.

En mi opinión, la familia Mitre ya pagó o está en tratativas bien encauzadas para pagarle a Ener, aunque me baso solamente en “consideraciones generales”, o sea lo que suele suceder en estos casos, mientras que el posible delito de enviar los e-mails no pasará del papel en que está impreso el Código Penal.

Séptima pregunta: ¿Ener puede tener algún reclamo económico contra los periodistas, o sea la revista “Noticias”, Gallo y Asís?

En mi opinión, tomando como hipótesis que el juez y la fiscal jamás hayan emitido ninguna resolución ni dictamen contra Ener, el ex amante de Luis Mitre tendrá un importante reclamo económico por daños y perjuicios contra la revista “Noticias” y los periodistas Gallo y Asís, debido a las expresiones que le destinaron.La revista “Noticias”, incluso en notas firmadas por Dario Gallo y coincidentes con su sitio de internet, publicó que Ener es “el prófugo acusado de matar a Luis Mitre”, “el único prófugo de la causa penal”, “el sospechoso”, “el principal sospechado por el crimen”, y que “se libró la orden de captura en su contra”, y en el futuro “tal vez al prófugo le sea más difícil mantener esa condición”.A su vez, el escritor Jorge Asís en su sitio de internet, tras expresar que “al Ener aún no lo capturaron”, le imputó culpabilidad en el homicidio con alusión a la célebre novela “El Tercer Hombre”, de su colega británico Graham Greene. “El Tercer Hombre es, casi seguramente, el asesino de Luis Emilio Mitre. El Tercer Hombre debió entrar, en el edificio de (la calle) Posadas, en compañía del Segundo Hombre, encargado de facilitar el acceso. El Segundo Hombre era el Ener. Que llegaba, apenas, para entregarlo, al Primer Hombre, el muerto. Iba hacia la última cita con el próximo desdichado que lo llamaba, con la irreverencia del afecto cercano al amor...”.

Más allá de que sea el amante homosexual de Luis Mitre o cualquier otra circunstancia, si no hay una acusación concreta en el expediente penal, es casi imposible que los periodistas puedan justificar sus expresiones contra Ener, porque toda persona tiene derecho a que nadie la ofenda.

Octava y última pregunta: Ya que estamos en homicidios, para evitar el emblemático número siete, una pregunta adicional:¿Acaso sucedió algo parecido en el caso de María Marta García Belsunce?

1) En mi opinión, el esposo de la víctima, Carlos Carrascosa, y la poderosa familia García Belsunce estuvieron de acuerdo en evitar a la policía, tratando de hacer pasar el homicidio como accidente, para hacer la investigación ellos mismos y recuperar por su cuenta una elevada suma de dinero que tenía origen ilícito, por provenir de sus contactos con el Cartel de Juárez, dedicado a la droga, y que habría sido robada por quien ellos consideran el asesino, Nicolás Pachelo, otro vecino del country El Carmel donde vivían, que tiempo después tuvo dos condenas por reiteración de robos similares en la Capital Federal y Provincia de Buenos Aires.

2) María Marta García Belsunce fue asesinada el 27 de octubre de 2002 en su casa del country El Carmel, Provincia de Buenos Aires.

3) El vecino Nicolás Pachelo está preso desde mayo de 2004, y aceptó dos condenas penales, una por cuatro años de prisión en la Capital Federal y otra por un año en la Provincia de Buenos Aires, por reiterados robos a personas de su círculo de conocidos.

4) El esposo de la víctima, Carlos Carrascosa, enfrentará durante el corriente año 2006 un juicio oral por el homicidio de María Marta García Belsunce.

5) El fiscal Diego Molina Pico sostiene que el homicidio se originó en una supuesta discusión entre los esposos por motivos económicos, a causa de una cuenta que poseían en un banco de Nueva York, en la que tenían dinero proveniente de narcolavado con el Cartel de Juárez.

6) En mi opinión, Carlos Carrascosa será absuelto en el juicio oral, por falta de pruebas sobre autoría del homicidio.

7) En mi opinión, sin perjuicio del narcolavado, o incluso por esa razón, la hipótesis más probable del homicidio es la culpabilidad del vecino del country, ya que esa hipótesis es coherente con un acuerdo entre el esposo y la poderosa familia de la víctima para hacer la investigación por su cuenta y recuperar la elevada suma de dinero cuya posesión ya era de por sí muy comprometedora.

8) Mi mayor deseo respecto de mí mismo es vivir muchos años, y para eso, sería bueno tener algo de dinero por la seguridad personal que pueda necesitar, ya que nadie puede evitar quien lo quiera bien o mal, y en caso contrario, o sea si no tengo custodia y se acorta mi vida por decisión mafiosa de alguien, que le den su merecido.


Contacto

contacto

Archivo