¿Los periodistas somos hijos de puta?

A raíz de la entrevista que aparece en Noticias al prófugo del caso Luis Mitre, me escribió un amigo del ahora famoso "Ener", para hacerme responsable de lo que pudiera pasarle. Es el mismo amigo que en algún momento de la conversación con el fugado tomó el teléfono para negociar la entrevista y está dolido, no sólo por no haber cobrado, sino porque el periodista -como diría Maradona- usó su testimonio. Jamás pagué por una nota, ni pagaré. Del mismo modo que no aceptaría dinero para publicar algo para beneficiar a alguien, por la misma razón que no le agregaría agua al vino si fuera bodeguero. Pero al amigo del prófugo le parece una falta de ética haber publicado el testimonio y envía un mensaje casi yabranesco.

La última parte de su mail se copia textual, salvo el destacado que es mío:

"dario no se que mas decirte solo que me equivoque en pensar que tal vez como investigador periodistico entenderias la nesecidad de marcelo, por hacer luz sobre la muerte de luis, o tal vez mi dolor es por no poder darme cuenta de que lo unico que importa es cuanto vende una noticia mas alla de como sean las cosas en realidad. me pregunto podras dormir tranquilo si marcelo despues de leer su nombre y apellido en la revista mas vendida del pais que lo muestra como a un descarado que quiere vender una exclusiva, se corta las venas por la desesperacion. y te hago responsable por lo que le pase ya que sos vos la unica persona en toda esta historia que se atrevio a ponerlo en descubierto, dario como te animas a tanto, ni la fiscal del caso, ni la familia que conoce el nombre, ni los amigos, ni la policia, se atrevio a hacer lo vos hicistes. si sos inteligente te daras cuenta que es por que no hay nada en contra de el, la unica razon que lo imbolucra es que no se presento a declarar, hablo durante 35 minutos con la policia y no lo detuvieron dario, pero vos para vender mas tu nota haces, lo que hasta ahora nadie se atrevio, pegarle un tiro en la frente".

Sin saberlo, Leandro de eBlog me había mandado otro mail minutos antes donde me repetía una frase que le enseñó Juan José Panno en alguna clase de periodismo: "No me digas que soy un hijo de puta. Decime cuándo, dónde y cómo mi madre ejerce la prostitución".

Es cierto que ni la fiscal, ni la policía, ni la familia de Mitre, ni los amigos del asesinado revelaron los datos del prófugo. ¿Yo no debía publicarlos si los había conseguido? ¿Vos lo hubieras hecho?


Contacto

contacto

Archivo