Un día de cierre

Pero todo el mundo sabe que a Kirchner y a su jefe de Gabinete no le gustan las sorpresas. Prefieren planearlo todo y asegurarse los resultados. Siempre les sale bien. O casi siempre.

Este es el final de la nota de tapa de NOTICIAS que acabo de terminar.
Antes de eso, hay 18.000 caracteres o 3.600 palabras. Llevo 20 horas trabajando. De las seis a las ocho de la mañana leí los diarios, los blogs y escribí algunos post. Empecé a llamar gente a las ocho. A las 11.30 tenía que encontrarme con un funcionario de gobierno, y a las 13 con otro. Llegué a las 14 a la redacción. Pedí sushi, que pagamos a medias con Wiñazki (35 piezas, 35 pesos). Tomé como tres té rojo.
Hasta las 18, cuando me senté a escribir, hice más llamadas -hoy debo haber hablado dos horas por teléfono-, revisé papeles y mandé algunos correos. A las 22, Balmaceda me trajo una macnífica para que no me moviera y siguiera escribiendo. Puse el punto final a medianoche, pero faltaban los epígrafes. Aún falta corregir la última versión de la nota. Media hora más. Es la primera vez que escribo una nota de tapa después de dos desprendimientos de retina. ¿Se notará?


Contacto

contacto

Archivo