Por qué los periodistas tendrían que tener un blog (segunda parte)

El primer post de esta serie fue levantado por varios blogs, hasta se tradujo parte al catalá. En otros casos destacaron la idea remarcada en una entrevista con Pablo Mancini en Dialógica (el poeta multimedia, zoom). La segunda parte pensaba dedicarla a detallar algunas ventajas prácticas que permiten a los bloggers ser mejores periodistas. Pero como una de las virtudes de la blogosfera es el dinamismo, leí en los dioses deben estar locos la crítica de Forbes y cambié sobre la marcha. Según la revista, "los bloggers pueden actuar de periodistas sin preocuparse por investigar la información, si total nadie los va a echar", y agrega que pueden difamar y mentir a gusto amparándose en esa libertad. Es al revés.

Al contrario de lo que muchos creen, para los periodistas que tienen su propio blog, la responsabilidad es mayor. Ricardo Noblat, el brasileño cuyo blog es un fenómeno político ya visto aquí, también cree que "todo jornalista deveria ter un blog", pero además que la experiencia de ser responsable por sí mismo enseña más que muchos años de redacción. "El error cometido en un diario o revista tiene muchos padres. En el blog, es sólo de uno. No se le puede echar la culpa al cronista, al editor o al diagramador", dice Noblat.

Además de todas las ventajas ya explicadas en la primera parte, el blog permite mostrar sin intermediarios la pericia comunicativa de su autor. Muchos periodistas argumentan que su poca suerte está ligada a que los editores le cortan las alas, le rebotan idean, no lo dejan crecer. Solución: tengan su blog. ¡Esquiven a sus editores!

Muchos editores es probable que jamás tengan un blog por temor a que en sus empresas le hagan un llamado de atención. Es cierto que podrá resultarle dificultoso explicarle al jefe de Personal cuánto gana la imagen de una empresa de comunicación si sus empleados saben comunicarse... Pero debe valer la pena el intento. Así como un viaje a diez mil kilómetros del lugar de origen abre la cabeza de un periodista, los blogs también son beneficiosos para renovar los conocimientos, las motivaciones y capacidades creativas de los periodistas... a un precio mucho menor.

A raíz del censo de periodistas argentinos con blog que encaramos con Leandro Zanoni, algunos colegas se comunican vía mail con la duda: "No sé si revelar mi nombre en el blog, es muy ego". Es curioso: ¿desde cuando los periodistas no son egocéntricos? El blog, como dice Noblat, en todo caso suaviza las aristas de ese ego. Un blog puede destruir un mito: pocas visitas, cero intercambio con los lectores, pocas recomendaciones, arrasarán con cualquier genio de la comunicación.

Por estas razones, todos los periodistas tendrían que tener un blog. Es un excelente test. Y ganarían en varias puntos. Serían más responsables de sus opiniones, aprenderían a redactar más entretenido, le prestarían más atención a sus lectores y se detendrían a tiempo cuando las parrafadas se vuelven aburridas. Como ahora.


Contacto

contacto

Archivo