Todos pagamos la campaña de Bielsa


Cualquiera que pague sus impuestos en la ciudad de Buenos Aires, está contribuyendo sin querer a pagarle los gastos de campaña al candidato de Kirchner y canciller, Rafael Bielsa. ¿Por qué?Sencillo. Las carteleras verdes, típicas de las calles porteñas, están regenteadas por el secretario de Medios de Kirchner, Pepe Albistur (es tan poco claro que no muestra su curriculum en la página oficial) . Aunque esas carteleras pertenecen a la ciudad, Albistur las maneja desde 1991, cuando "ganó" la concesión durante la intendencia de Carlos Grosso. En 1996 se venció el permiso, pero Albistur, vaya a saber por qué se quedó con el negocio pagando dos pesos con cincuenta. Según cálculos de la legislatura, Albistur paga tan poco por las carteleras que eso le permitió ganar más de un millón de dólares al mes durante los años de la convertibilidad. ¿Por qué ningún político que gobernó la ciudad le quitó la concesión vencida y organizó una nueva? Porque Albistur durante las campañas "les presta" las pantallas y le imprime a afiches (como hace ahora con Bielsa). Si el candidato llega a ganar, Albistur seguirá manteniendo la gallina de los huevos de oro porque todos están comprometidos con él. No es que Albistur no tenga ninguna culpa, como señaló La Nación. Para que haya sobornados siempre se necesita de un sobornador.Esas carteleras que son de todos los porteños deberían dejarle dinero a la ciudad de Buenos Aires, pero sólo engorda a Pepe Albistur, quien -vaya casualidad- llegó como secretario de Medios de Kirchner por haber puesto su imprenta y esos carteleras -entre otras ayuditas- para la campaña Kirchner en el 2003. Es decir, en vez de ¡Viva la pepa!, ¡Viva el Pepe Albistur!


Contacto

contacto

Archivo