Test de carisma

¿Cómo se puede medir el carisma? En 1996, cuando Fernando de la Rúa se presentaba para intendente de Buenos Aires le hice una entrevista (era el favorito de las encuestas). Mi última acotación fue más o menos así (está publicado): "Después de haber conversado tres horas con usted me preguntó qué le ve la gente...". Fue el único momento de la entrevista donde De la Rúa cambió el tono monocorde, y por primera vez en toda la mañana me tuteó: "¡Yo te voy a decir que me ve la gente!", y después siguió con alguna frase más que no recuerdo, envuelto de nuevo en el sopor... El radical parecía que podía meter todo su carisma en un pastillero.

Ahora, ¿Kirchner es carismático? Es cierto que una vez en el poder hay un cuota extra de carisma. Pero si se lo despoja de los atributos, ¿fascinará a cualquiera? Se me ocurrió que para medir la atracción que un político basta una remera estampada con su cara. ¿Te la pondrías?


En Brasil y en Colombia, por ejemplo, durante las campañas electorales regalan camisas y camisetas con los rostros y los nombres de los candidatos. Esa propaganda cumple una verdadera función social porque para muchos será la única prenda a la que podrán acceder en varios meses. Y terminadas las elecciones las siguen usando hasta que quedan hilachas. En la Argentina se gastan centenares de millones en propaganda, pero nunca regalan remeras. ¿Por qué será?


Contacto

contacto

Archivo