Nuevo marketing político

El gobierno argentino parece decidido a terminar con la vieja política, la del clientilismo que soborna con electrodomésticos a los millones de pobres del conurbano, y al parecer no entregará más heladeras ni lavarropas como lo hizo en la última campaña electoral. Cansado de las críticas y las denuncias en su contra, Kirchner instruyó al ministro de Educación para cambiar la estrategia. Para la campaña del 2007 se distribuirán laptops. Algo así como clientelismo 2.0.

Categoría: POLÍTICA


Contacto

contacto

Archivo