Bloggers vs. periodistas

Ayer, la revista del diario El País publicó un artículo sobre blogs. Muchos bloggers famosos, como Antonio Cambronero, han puesto el grito en la blogosfera. "Que da una imagen sesgada del fenómeno", "que confunde diario personal con weblogs" y se armó la polémica. Uno de los entrevistados, el maestro José Luis Orihuela, publicó la entrevista completa que le habían hecho para despegarse de las cinco o seis líneas que eligió el periodista de EPs.

Aunque parezca una batalla entre bloggers y periodistas -éstos no comprenden el fenómeno de aquéllos, dicen-, en realidad muestra que unos y otros tienen la misma visión egocentrista, escasa de humor. No hay peor cosa para un periodista, que digan algo de él en un medio que no sea el suyo.

El periodista puede escribir de cualquier cosa y sobre cualquier persona, pero ¡ay! si alguien escribe sobre ese periodista. Llamará a la redacción que lo "agravió", mandará cartas pidiendo rectificaciones, etc. etc. Y cuánto más si es periodista y muta en funcionario público -como mi ex amigo Héctor Timerman, ahora cónsul en Nueva York-, hasta terminan llamando a tu jefe para recriminarle la mínima crítica.

Los bloggers son iguales de paranoicos. Pretenden que un artículo de un periodista que todas las semanas debe escribir sobre alguna materia diferente comprenda un fenómeno reciente en toda su dimensión, los llame a todos ellos -todos son especialistas- y que de paso popularice el tema para los legos, sin dejar ¡por supuesto! de ser profundos y evitar la frivolidad chabacana y el sensacionalismo.

¿Hubieran preferido que el artículo no apareciera?


Contacto

contacto

Archivo