ADEPA vive

En las sucesivas y recurrentes notas sobre la relación del gobierno con la prensa y la publicidad oficial, más de una vez critiqué a la Asociación de Entidades Periodísticas de Argentina (ADEPA). El "sindicato" de los empresarios periodísticos tardó demasiado en reconocer que Néstor Kirchner apretaba empresas y periodistas desde un primer momento. Al igual que sus "pares" obreros, la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), que jamás admitió las presiones oficiales. Cronistas, redactores y movileros estuvieron durante estos años sopapeados por el poder sin poder apoyarse en nadie -ni siquiera en sus propias empresas, temerosas de los castigos gubernamentales -. En abril del 2004, por ejemplo, escribí esto:

Bueno, por fin ADEPA decidió aterrizar en Mar del Plata la semana pasada, donde señalaron varios puntos conflictivos entre Kirchner y la prensa. Incluso citó la querella por la cual "Pepe" Albistur quería contribuir para que este blog se escribiera desde la cárcel. Dijo el informe de ADEPA:

En el plano institucional, la denuncia penal promovida por el secretario de medios contra el semanario Noticias, constituyó el más duro cruce entre el gobierno y la prensa en los últimos años. Afortunadamente primó la cordura y la demanda fue retirada de los tribunales. Se evitó así un grave daño para la convivencia republicana. El episodio, a su vez, sirvió para actualizar la necesidad de la despenalización de los delitos de calumnias e injurias a través de la prensa. ADEPA deberá empeñar en ello sus mejores esfuerzos.


Contacto

contacto

Archivo