A desendeudarse

"Desendeudarse" es un término que comenzó a usarse mucho después de la aparición del libro de Grijelmo "La seducción de las palabras". Hasta ahora todo el mundo hablaba de endeudarse o, caso contrario, de pagar lo que se debe. Pero jamás alguien dirá: "Tengo que desendeudarme de las expensas del consorcio". Dice Grijelmo:
"Cuando el lector se tropiece en el vocabulario político con una prefijación con re- o des- o similar podrá poner en marcha sus alarmas. Desnacionalizar, desregular, reaprobar, revisar..".


Contacto

contacto

Archivo