Patricio Kelly según Gabo

Ha muerto Patricio Kelly, pintoresco personaje del submundo político criollo. En 1997, en un taller de narración de Gabriel García Márquez, el colombiano contó su relación con él. La nota que escribí entonces, Un tal Gabo, contiene este pasaje:

Gabo no sólo habla de la Argentina a partir de 1967, cuando la Editorial Sudamericana editó la primera edición de 8.000 "Cien años de soledad", que hoy lleva tirados alrededor de 30 millones de ejemplares en el circuito legal. En el '52 escribió sobre la viudez de Perón y pocos años después firmó: "Entre la multitud que se doraba al sol en la playa de Los Caracas, el domingo 19 de enero, nadie reconoció a Patricio Kelly, el líder de la Alianza Revolucionaria Argentina, que en septiembre del año pasado se fugó disfrazado de mujer de la penitenciaria de Chile". Cuando se le comenta que Kelly tiene en su piso de la calle Posadas un pequeño museo de sus aventuras (camisas manchadas de sangre, fotos extrañas, restos de guerra), el maestro pega un salto en la silla: "¿Cómo? ¿Vive? Cuando me dieron el Nobel recibí un mensaje suyo. `Ahora que eres famoso te olvidas de los amigos', y me pedía un libro autografiado. Se lo envié, pero nunca más supe de él. Un día, hablaba con alguien del servicio secreto israelí y como Kelly me había dicho que trabajaba para ellos le pregunté al del Mossad. Me dijo que con ellos no tenía nada que ver", cuenta Gabo. Se lo nota entusiasmado. "Era muy elegante. ¿Cuántos años tendrá ahora?" "¿75?" A García Márquez se le oscureció el rostro. Una andanada de años le encorvó la espalda. Y por un rato, miró sin ver. En realidad, Kelly tiene 76 años. Pero Gabo estaba convencido de que aquel hombre de "negro traje de alpaca" y andanzas alocadas era mucho mayor, tal era la impresión que guardaba desde hacia cuatro décadas. Después, ya repuesto pedirá: "Saludos a Kelly".


Contacto

contacto

Archivo